SOLAR

La energía solar es una energía renovable, obtenida a partir del aprovechamiento de la radiación electromagnética procedente del Sol. La radiación solar que alcanza la Tierra ha sido aprovechada por el ser humano desde la antigüedad, mediante diferentes tecnologías que han ido evolucionando. Hoy en día, el calor y la luz del Sol puede aprovecharse por medio de diversos captadores como células fotoeléctricas, heliostatos o colectores solares, pudiendo transformarse en energía eléctrica o térmica. Es una de las llamadas energías renovables o energías limpias, que podrían ayudar a resolver algunos de los problemas más urgentes que afronta la humanidad.

Ventajas

1.- Renovable

La energía solar es una fuente de energía renovable. Esto significa que no podemos quedarnos sin esta fuente de energía, lo contrario de lo que ocurre con otras fuentes de energía no renovable (carbón, nuclear, combustibles fósiles)

Por lo tanto, mientras que el sol siga existiendo (según la NASA le quedarían de vida otros 6,5 billones de años) podremos aprovecharla como fuente de energía. De hecho los científicos estiman que el planeta Tierra desaparecerá precisamente por acción del sol dentro de 5 billones de años.

2. Abundante

El potencial de la energía solar supera todos los límites imaginables. La superficie terrestre recibe 120.000 terawatios de irradiación solar, lo que supone 20.000 veces más potencia de la que necesita el planeta al completo.

3. Sostenible

Como fuente abundante y renovable de energía, es también sostenible. Las fuentes de energía sostenibles cubren las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de generaciones futuras. En otras palabras, la energía solar es sostenible porque no se sobre-consume.

4. Respeta el medioambiente

El aprovechamiento de la energía solar generalmente no causa contaminación. Sin embargo, hay emisiones a la atmósfera asociadas a la fabricación, transporte e instalación de plantas o paneles de energía solar, aunque son muy bajas comparadas con las fuentes de energía convencionales. Además, está claro que la energía solar reduce la dependencia con otras fuentes de energía no renovales, lo que supone un gran paso frente a la lucha contra el cambio climático.

5. Buena disponibilidad

La energía solar está disponible en todo el mundo. No sólo se pueden beneficiar los países cercanos al Ecuador; Alemania, por ejemplo, es el país del mundo con mayor potencia instalada. Ver estadísticas de potencia instalada en España, Europa y Mundo.

6. Reduce los costes de la electricidad

Mediante la instalación de kits de autoconsumo, muchos particulares ven reducida su factura eléctrica y además pueden vender el exceso de energía producida. Además, han surgido muchas empresas que venden energía solar a la red nacional aunque hay que estar muy al tanto de la normativa, puesto que en España ha supuesto una debacle para muchos inversores.

7. Múltiples usos

La energía solar puede aprovecharse para diferentes propósitos. Puede usarse para generar electricidad en lugares remotos que no pueden conectarse a la red eléctrica convencional, o para obtener agua destilada en Africa, o incluso para generar la energía necesaria en los satélites espaciales.

La energía solar también se la conoce como la “Energía del Pueblo” en el sentido de lo sencillo que es instalar unos paneles tanto fotovoltaicos como para solar termal.

Además, con la introducción de paneles flexibles delgados, la energía solar puede integrarse aún mejor en los propios edificios. La compañía japonesa Sharp ofrece incluso ventanas con paneles solares transparentes, que podrían ser algo habitual en el futuro.

8.  Energía silenciosa

En una instalación normal de energía solar no existen partes móviles, por lo tanto no hay ruidos asociados. Esto supone una gran ventaja respecto a otras fuentes de energía renovable, como la energía eólica.

9. Suelen haber incentivos a la instalación de paneles solares

En algunos países, la instalación de paneles solares venía incentivada de tal forma que el coste de su instalación se veía recortado hasta prácticamente el 50%. En España hace años era también muy ventajoso. Ahora las subvenciones o beneficios fiscales son prácticamente inexistentes. 

10. Bajo mantenimiento

La mayoría de instalaciones de energía solar requieren un mínimo mantenimiento. Los paneles que se instalan en casas, normalmente sólo necesitan una o dos limpiezas al año. Además los fabricantes serios de paneles solares suelen garantizarlos por periodos de tiempo de hasta 20-25 años.

11. La tecnología sigue avanzando

Los avances en la industria de los paneles y células solares son constantes y suponen grandes avances. Innovaciones en nanotecnología y en física cuántica supondrán triplicar en breve la eficiencia de los paneles solares.

Desventajas

1. Energía cara

¿La energía solar es realmente cara? Es probablemente el mayor punto de discusión de la lista de ventajas e inconvenientes. Los numerosos incentivos que se han venido otorgando a la producción de energía camuflan el coste real de producción.

Sin embargo, hoy en día la optimización de la eficiencia de los paneles ha supuesto que el coste de producción de energía solar sea en algunas situaciones menor que el de la energía convencional.

2. Intermitente

Una de las grandes desventajas es que la energía solar es intermitente. Dependiendo del año, disfrutamos de más o menos horas de luz al día. Y dependiendo de si está nublado o no, la producción varía aún más. Predecir la energía producida cada día es harto complicado. No obstante,  la energía solar es menos problemática que la eólica en términos de constancia.

3. El almacenamiento de energía solar es caro

Los sistemas para almacenar la energía solar producida tales como baterías que ayuden a suavizar los altibajos de producción-demanda son caros.

Afortunadamente, existe una buena correspondencia entre nuestro acceso a la energía solar y la demanda habitual. Los picos de energía eléctrica demandada suelen ocurrir en el mediodía, cuando precisamente se suele dar la mayor insolación. 

4. Asociada a la contaminación

Aunque la energía solar queda claro que es una energía mucho más limpia que los combustibles fósiles, existen algunas pegas y no todo es perfecto. Algunos procesos de fabricación se asocian a emisiones de gases invernadero. En la producción de paneles solares se producen trifloururo de nitrógeno y hexafloururo de azufre, que son algunos de los gases más potentes de efecto invernadero y que tienen varios miles de veces mayor impacto sobre el calentamiento global que el dióxido de carbono. Además, hay que considerar también el impacto sobre la atmósfera del transporte y la instalación de plantas/paneles solares.

5. Uso de materias primas exóticas

Algunas células solares requieren para su fabricación materias primas que son caras por lo raras que son de encontrar en la naturaleza. Esto se da sobretodo en los paneles finos basados en teluluro de cadmio (CdTe) o en material semiconductor a base de cobre, indio, galio y selenio (CIGS).

6. Requiere espacio

La densidad de potencia solar, medida como W/m², es esencial cuando se pretende saber cuánta energía se puede producir en un lugar. Cuanto menor sea necesitaremos mayor espacio, lo que redundará en mayores costes.

La media global es de 170 W/m². Esto supone mucho más que otra fuente de energía renovable, pero no comparable al petróleo, gas o energía nuclear.

La conclusión a todo esto: no existe nada completamente libre en el mundo de la energía, y la energía solar no presenta sólo ventajas sino también una serie de inconvenientes. Hay que valorar la escena en su conjunto para evaluarla y decidir si supone mayor beneficio que contra.